¿Sabes cuál fue el primer motor económico en Tenerife?

Los primeros pobladores de la región encontraron un terreno fértil y clima favorable para el cultivo de cereales como el trigo y la cebada. También se dedicaban a la ganadería, criando cabras, ovejas y vacas.

Con la llegada de los españoles en el siglo XV, se introdujeron nuevos cultivos como la caña de azúcar, la vid y los plátanos. La caña de azúcar se convirtió en el principal producto de exportación de la isla durante siglos, impulsando la economía local.

A lo largo del siglo XX, la agricultura en La Laguna experimentó cambios importantes. Se introdujeron nuevas técnicas de cultivo y riego, y se diversificaron los productos agrícolas. Hoy en día, en la zona se cultiva una gran variedad de frutas, verduras, hortalizas y flores.

La agricultura ha sido y sigue siendo una parte fundamental de la vida en la zona rural de La Laguna. Es una fuente de ingresos para muchas familias, y también contribuye a la identidad cultural de la región.

Te invitamos a seguir explorando el Caserío El Boquerón y descubrir otros hitos que te contarán más sobre la historia y la cultura de este lugar.

Caña_azucar

¿Sabes cómo comenzó la cultura de la vid en Tenerife?

El auge del cultivo de la vid llega a Canarias en el siglo XV, siendo introducida en Tenerife por el portugués Fernando de Castro y obteniendo su mayor auge con la caída del comercio del azúcar en el siglo XVI. Por aquel entonces la variedad más popular era la malvasía, la cual llegó a considerarse de gran valor por Burgueses de todo el continente europeo e incluso personas de renombre como Shakespeare o Góngora, los cuales lo han nombrado en sus obras. Fue tal el éxito que se conocía  como Canary Wine, llegando a ser esta su denominación de origen. 

La vid en el Boquerón

La vid o Vitis Vinífera, pertenece a la familia de las Vitaceae, de las cuales  existen más de 60 variedades a nivel mundial, entre ellas, la ya nombrada  Malvasia. Además, se consideran plantas de origen leñoso lo que quiere  decir que tienen un ciclo de vida largo y una fuerte resistencia, de ahí que  las cepas de la vid puedan llegar a durar hasta 50 años. Durante sus primeros años, las uvas no tienen gran valor para la producción del vino,  pero comienza a mejorar a los 10, considerándose su auge a los 30 años de antigüedad. Cuanto mayor es la viña, menos uva produce, pero mejor es el vino.  

En el Caserío el Boquerón contamos con 30 hectáreas de terreno, cuya mayor parte está destinada al cultivo de viñedos. 

Contamos con 3 variedades de uva: 

  • Merlot 
  • Tempranillo 
  • Listan negro 
Viñedos-Norte-Tenerife

¿Te gustó este artículo? Dale amor y compártelo 

Facebook
Twitter
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *