Comenzamos nuestro viaje en el siglo XVIII, cuando el Caserío el Boquerón vio la luz por primera vez. Desde entonces, ha pasado de generación en generación, dejando huellas imborrables en la historia de la región. Descubre los nombres ilustres que han dejado su marca en este lugar, desde la familia Nava y Grimón hasta el ilustre poeta José Tabares Bartlet.

¿Sabes que estás en uno de los vestigios del pasado de la isla desde el momento en el que fue conquistada?

Foto antigua Valle de Guerra
Foto antigua Valle de Guerra

1. Por qué se conquistaron las islas 

La ubicación del archipiélago en medio del océano Atlántico, así como las  corrientes marinas de la zona, hicieron de este lugar un territorio idóneo  de conquista para comercializar productos entre Europa y el nuevo  mundo: América. Fueron muchas las regiones que quisieron conquistar el  territorio, pero únicamente España fue quien logró hacerse con él.

Conquista de Tenerife. Guanches generados con IA

2. Proceso de Conquista

El proceso comenzó en el año 1406 precedida por nobles y señores  feudales que invertían sus posesiones o ahorros en la expedición a las  islas para hacerse con el territorio, denominando a las islas conquistadas  durante este periodo, Islas de Señorío. Este proceso duró  aproximadamente hasta el 1475 y las islas involucradas fueron Lanzarote,  Fuerteventura y el Hierro.  

Sin embargo, la dificultad de conquista del resto del archipiélago hizo que  los Reyes Católicos tomaran cartas en el asunto e invirtieran en el proceso  de avance para el resto de las islas, poniendo al frente de la expedición a  Alonso Fernández de Lugo. Con ello se consiguió finalmente alcanzar las  islas de Gran Canaria, La Palma y Tenerife. Siendo Tenerife la última en  su conquista. Estas islas recibieron el nombre de Islas de Realengo. 

Guanche en la batalla de Acentejo

3. Conquista de Tenerife

Los Guanches no estaban por la labor de perder su territorio y esto hizo  costosa la batalla de Alonso Fernández de Lugo. Su primer intento tuvo  lugar en el barranco de Acentejo, donde fueron derrotados por los  aborígenes en el año 1495. Fue tal la matanza de españoles que hoy en  día este lugar recibe el nombre de La Matanza de Acentejo. Un año más  tarde, regresaron y consiguieron la victoria, dando nombre así a La  Victoria de Acentejo. 

Alonso Fernandez de Lugo

4. Repartición de terrenos

Hasta entonces los Reyes Católicos habían sido los encargados en  designar la repartición de terrenos, sin embargo, fue tal la labor de Alonso  Fernández de Lugo, conocido por ello como el Adelantado, que cedieron  esta designación al mismo. El Adelantado tuvo varios acompañantes de  confianza durante sus batallas y fue a estos a quienes les cedió la mayor  parte de los terrenos de la isla. Entre ellos destaca Lope Hernández,  gallardo conquistador que apoyó numerosas fisuras a Alonso Fernández  de Lugo durante la conquista de Tenerife. Lope Hernández fue  denominado, así como regidor y alcalde mayor de la isla, obteniendo terrenos como el de Valle de Guerra, donde te encuentras hoy. 

Lope Hernández, al dejar las armas, se dedicó a ser más comerciante que  agricultor, aunque estas fueron las primeras tierras que cultivó.

Al fallecer, en su testamento prohibía a los herederos su venta y fueron  heredadas por su primo Hernán Guerra, pues carecía de hijos. Comenzó así una  de las razones por las cuales este territorio recibe el nombre de Valle de  Guerra. Por esta casa pasaron numerosas generaciones, un total de 14, con algunos renombres como los marqueses de Villanueva entre los siglos XVII y XVIII o el  poeta Tabares Bartlet, quien se sentaba en una piedra, que actualmente se conserva en el Caserío. 

Sigue recorriendo la finca y encontrarás la piedra donde se sentaba este ilustre poeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *